Testamento vital: Qué es y para qué sirve

¿Qué es el testamento vital y para qué sirve?

Un testamento vital o como también se suele llamar, voluntades anticipadas, es un documento en el cual una persona expresa sus deseos respecto a los tratamientos médicos que desea o no recibir en caso de no poder tomar decisiones por sí mismo debido a su estado de salud.

Este tipo de testamento es importante para asegurarse de que los tratamientos médicos que se reciban sean acordes con las preferencias y valores del individuo. De esta manera, se puede evitar que se reciban tratamientos médicos que no sean deseados, lo que puede causar sufrimiento y dolor innecesarios.

En el testamento vital, se pueden especificar los tratamientos médicos que se desean recibir o no, como la reanimación cardiopulmonar, la alimentación artificial o el uso de ventiladores, entre otros. También se puede designar a una persona de confianza que tome decisiones médicas en caso de no poder hacerlo.

Es importante destacar que el testamento vital debe ser redactado de forma clara y precisa, y que debe ser respetado por los profesionales médicos encargados del cuidado del paciente.

¿Cómo redactar un testamento vital?

A continuación, dejamos una breve guía como redactar un testamento vital en España:

  1. Identificar la persona de confianza: lo primero que debe hacerse es identificar a la persona de confianza que se encargará de tomar decisiones médicas en caso de que el paciente no pueda hacerlo por sí mismo. Esta persona debe ser mayor de edad y tener plena capacidad para tomar decisiones.
  2. Especificar las preferencias y deseos: a continuación, se deben especificar las preferencias y deseos del individuo en cuanto a los tratamientos médicos que desea o no recibir. Se pueden incluir aspectos como la reanimación cardiopulmonar, la respiración o la alimentación artificial, el uso de ventiladores, entre otros.
  3. Redacción del documento: el testamento vital puede ser redactado de forma escrita o de forma verbal ante tres testigos mayores de edad que no tengan ningún interés en el asunto. Es importante que el documento sea claro, preciso y detallado en cuanto a las preferencias y deseos del individuo.
  4. Entrega del documento: una vez redactado el testamento vital, es necesario entregar una copia al médico encargado del cuidado del paciente, y también se puede entregar una copia a la persona de confianza designada. También se puede formalizar ante notario o en el Registro de Instrucciones Previas autonómico.
  5. Revisión periódica: es importante que el testamento vital sea revisado periódicamente para asegurarse de que sigue siendo acorde a las preferencias y deseos del paciente.

Ejemplo de testamento vital para descargar gratis

Desde Funeralio siempre queremos facilitarte la vida y ponemos a tu disposición una plantilla de testamento vital para que la descargues y la uses como guía para hacer la tuya.

¿Dónde se hace el testamento vital?

El testamento vital se puede hacer en España en cualquier centro sanitario público o privado para que te guíen si así se desea, siempre que se cumplan los requisitos establecidos por la ley. También lo puede escribir el paciente en su propia casa si está dentro de su capacidad mental o física para hacerlo.

Para hacer un testamento vital, la persona debe ser mayor de edad y tener plena capacidad para tomar decisiones. También es necesario que se encuentre en pleno uso de sus facultades mentales y que su estado de salud no impida la toma de decisiones.

Una vez redactado el testamento vital, es necesario entregar una copia al médico encargado del cuidado del paciente, y también se puede entregar una copia a la persona de confianza designada para tomar decisiones médicas en caso de no poder hacerlo el propio paciente.

¿Hay que presentar el testamento vital en algún lugar para que sea legal y tenga validez?

Si alguien quiere registrar su testimonio vital, puede hacer para asegurarse de que sus instrucciones para fallecer se sigan según sus anhelos. ¿Por qué hacerlo? Porque muchas veces el paciente entra en un deterioro cognitivo severo en el que no es capaz de tomar decisiones ni expresar deseos. Por lo tanto, si se quiere fallecer de una manera concreta, es recomendable hacer el procedimiento.

Para que tenga validez legal y se puedan seguir las directrices que desee el interesado, se puede registrar o validar de 3 maneras diferentes:

  • Ante 3 testigos: Pueden ser familiares, amigos o personas cercanas. Es la más aconsejable y la que recomendamos desde Funeralio ya que cualquier persona que pertenezca al círculo de confianza de la persona malita, va a cumplir sus últimos deseos.
  • Ante un notario: Si quieres que quede registrado ante un notario, se puede hacer sin ningún tipo de problemas. El coste suele rondar los 60€ pero depende de cada notaria.
  • Ante el Registro de Instrucciones Previas autonómico: Dependiendo de la comunidad autónoma en la que vivas, tendrás que presentar los documentos necesarios para ello. Es el procedimiento más engorroso, por lo que no sería muy recomendable.

Preguntas frecuentes

¿En qué se diferencia un testamento vital de un testamento tradicional?

Existen diferencias importantes entre un testamento vital y un testamento tradicional.

En primer lugar, el testamento tradicional es un documento en el que una persona deja constancia de cómo quiere que se distribuyan sus bienes tras su fallecimiento. En el testamento se pueden especificar los bienes que se desean legar a cada heredero, así como designar a un tutor para los hijos menores de edad, entre otras cuestiones.

Por su parte, el testamento vital no tiene como finalidad establecer la distribución de los bienes tras el fallecimiento, sino más bien plasmar las preferencias y deseos del individuo respecto a los tratamientos médicos que desea o no recibir en caso de no poder tomar decisiones por sí mismo debido a su estado de salud.

Otra diferencia importante es que el testamento vital tiene una vigencia temporal limitada y solo es válido mientras la persona se encuentra con vida y no puede tomar decisiones por sí mismo. En cambio, el testamento tradicional tiene una vigencia indefinida y se hace efectivo tras el fallecimiento de la persona.

Es importante destacar que ambos tipos de testamentos son instrumentos legales importantes y deben ser redactados de forma clara y precisa. Además, es recomendable que sean revisados periódicamente para asegurarse de que siguen siendo acordes a las preferencias y deseos del individuo.

¿Se puede modificar el testamento vital?

Sí, se puede modificar el testamento vital en cualquier momento mientras la persona esté en pleno uso de sus facultades mentales. Para ello, se debe redactar un nuevo documento que anule el anterior o se puede modificar el existente mediante una modificación o anexo.

Además es imprescindible que el paciente firme el documento a la fecha de la modificación y que se notifique a los médicos y familiares de las nuevas instrucciones.

¿Cuánto cuesta hacer un testamento vital?

Si se hace ante notario, unos 60€. Si se hace de manera privada ante tres testigos, el costes no es nada, solo el tiempo necesario para redactar el texto.

¿Cuándo se hace un testamento vital?

El testamento vital puede ser redactado en cualquier momento, siempre y cuando la persona que lo redacte tenga plena capacidad para tomar decisiones y se encuentre en pleno uso de sus facultades mentales.

Es recomendable que la redacción del testamento vital se realice cuando la persona se encuentra en buen estado de salud, para poder reflexionar con claridad y tomar decisiones informadas sobre los tratamientos médicos que desean recibir o no recibir en caso de situaciones extremas.

Sin embargo, también es posible redactar un testamento vital en situaciones en las que el paciente se encuentra en una situación de enfermedad grave o en fase terminal, siempre y cuando tenga capacidad para hacerlo. En este caso, es importante que la persona de confianza y los profesionales médicos estén presentes para garantizar que se respeten las preferencias y deseos del individuo.

¿Qué ley regula el testamento vital?

El testamento vital está regulado por la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, que puedes consultar con más detalle en el BOE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones de blog relacionadas

Funeralio 2023 (Todos los derechos reservados)